miércoles, 2 de abril de 2014

Poesía “EL ROMANCE DE LA MOSCA MUERTA”

Autor: Elmo Olavarría
*1977 –Versión Original-

Del poeta Elmo Olavarría, enviado al facebook del Oficial Hugo Morales Alejo, quien la grabó en el 2003, en el disco "Amantes Fuimos los Dos"


"En el Penta no somos gorilas. Somos militarizados, pero somos pensantes, luchadores, idealistas, oradores, declamadores, líderes, propositivos". Comandante Roberto Rivera y Pacheco.

I
…me dijeron que te vieron
besándote con otro hombre,
-cierto día de diciembre-
casi acostada en su coche.
Me dijeron que esos besos,
protegidos por la noche,
parecían despojarte
de tus íntimos pudores.
Que tu cuerpo, tembloroso,
con las ropas en desorden,
se agitaba al recibir
esas caricias sin nombre.

II
Cuando lo supe no quise
darle importancia. Todo eso
-les dije- no me interesa
(Que ya terminó lo nuestro).
“Ella es muy libre de darle
rienda suelta a sus deseos;
si así es feliz qué más da,
es su gusto y es su cuerpo”
Me callé, no dije más
porque me estaba muriendo;
los puños atenazados,
la sangre y el alma hirviendo.

III
¿Cómo poder contener
la pasión que se desborda
si no hay dolor más profundo,
ni existe pena más honda
que la zarpa de los celos
desgarrando a todas horas
las esperanzas, los sueños
y la ilusión! ¡Qué de cosas
atraviesan por el alma,
mientras la faz engañosa
intenta una carcajada
que resulta tragicómica!

IV
Carcajada de amargura,
de coraje, de vergüenza.
De amargura porque ahora
sé que no vale la pena,
coraje por la crueldad
de tus infames promesas
y vergüenza por creerte
diferente de cualquiera.
Me engañaron tus sonrisas,
tus aires de mosca muerta.
No tienes la culpa tú.
Yo, por ser sólo un poeta.

V
La culpa la tengo yo,
por haberte amado tanto.
Por creer que le bastaban
a tus instintos mis labios
y caminar por las calles
cogiditos de la mano.
Por tratarte con dulzura
y ser noble y ser romántico.
Por mi besos en tu frente,
por mis versos en tus manos,
la culpa la tengo yo,
amor del siglo pasado.

VI
Y eso no es todo, me falta
reconocer más baldones.
Por ejemplo la pobreza,
que me impidió ser el hombre
que saboreaba esa noche
el néctar de tus favores.
Yo no soy profesionista,
ni siquiera tengo coche,
ni negocios, ni amistades
influyentes que te asombren.
Pero escucha, para ti
me sobraban pantalones.

VII
¿Cuánto vales? Anda, dime
cuánto valen esos besos
que una vez creí gratuitos
y ahora sé que tienen precio!
Yo te pido -si es posible-
que me digas qué modelo
de automóvil necesito
para darnos un paseo
por el centro. Cualquier sitio
- si hay un auto de por medio -
será bueno. Al fin y al cabo
time is money, time son pesos.

VIII
No, no digas cantidades.
¿Para qué? ¡Me dará risa!
La ocasión que yo desee
comprar una baratija,
pagaré lo que yo quiera,
ni un centavo más. Las líneas
estatuarias de tu cuerpo
tu lujuria, tu lascivia,
me las dan en cualquier parte
…y de gratis ¡Qué ironía!
no tener para pagarte
y que me cuestes la vida.

IX
Sí, ya sé. Mi vida vale
La mitad de un cheque de hule.
(Más aún en estos tiempos
que todo anda por las nubes).
No volveré. Ni a buscarte.
Lo que se muere no sufre.
Amor que todo lo da
es una flor sin perfume.
Conmigo perdiste el tiempo.
Nada te di, nada tuve.
No te bastaba el amor,
te hacía falta el alumbre.

X
Adiós, adiós para siempre.
Este pesar que me invade
No me agobia por amor
ni por el precio que vales,
sino por haber escrito
mis versos con un lenguaje
vulgar -usual en los hombres
huérfano de padre y madre-
Y sin embargo aquí estoy,
satisfecho de mi Arte.

(Si fui capaz de quererte,
seré capaz de olvidarte...)

“EL ROMANCE DE LA MOSCA MUERTA”
Autor: Elmo Olavarría
*1977 –Versión Original-
 —

No hay comentarios:

Publicar un comentario